Trastorno Obsesivo Compulsivo – Orientación para seres queridos

La mayoría de nosotros podemos experimentar pensar, imaginar, sentir, cosas muy desagradables, inapropiadas, angustiosas, que incluso pueden torturarnos por más tiempo del que quisiéramos.

Se trata de intrusiones, más o menos intensas, pero siempre pasajeras. Así como vienen, sin pedir permiso, también se van. Nos causan algo de malestar, angustia, ansiedad, asombro, etc., pero en algún momento se desvanecen, sin mayor insistencia.  

Todos hemos   alguna vez dudado de haber cerrado bien una puerta, el gas, apagado una luz.  Hemos quizás pensado en agredir o maldecir a alguien. Más de uno ha temido decir algo indebido en público,   ha fantaseado con  cuestiones sexuales inadecuadas,  o “pecaminosas”,  ha sentido una gran  incomodidad frente a algo o alguien “sucio” o “contaminado”, ha creído en alguna superstición o incluso recurra aún  a  ciertos rituales  o cábalas.

Pero una obsesión clínica, es otra cosa. Una obsesión es muchísimo más intensa, recurrente y resistente. Las obsesiones causan una tremenda y constante angustia. Son excesivamente desagradables e inquebrantables.  Son involuntarias e inevitables como las intrusiones “normales”, pero son muchísimo más repetitivas e insistentes, causando un terrible deterioro anímico en quienes lo padecen.

Cuando alguien lucha contra el TOC, tenemos que comprender que están en una permanente y durísima batalla, lo veamos o no.

Manifiestos o encubiertos, sus miedos pueden parecernos simples e incluso muchas veces absurdos, inapropiados y ridículos.

Pero para quienes viven con TOC, esos pensamientos angustiantes y repetitivos, imágenes, impulsos y sensaciones tan desagradables, forman una perpetua pesadilla infernal, que se desenvuelve en un trasfondo de ansiedad desbordante.  

Aquello que para nosotros es solamente un mal momento pasajero, tan solo un pensamiento, un pequeño susto, para alguien que padece de TOC se convierte en una espiral catastrófica que los atrapa en infinitas rutinas de compulsiones mentales y físicas, única herramienta que han aprendido para palear su extremo malestar.No minimicemos su dolor, no ignoremos su horror. Por mucho que nos cueste, pongámonos en su piel.  Intentemos lo imposible de comprender cómo se sienten y ofrezcamos nuestra empatía y colaboración, en vez de aumentar su frustración.

Nadie elige padecer de TOC. Comprendamos que quien lo sufre, más que nadie en el mundo quisiera que esa pesadilla se detenga. No es fácil dejarse ayudar y comenzar un tratamiento adecuado. Implica abandonar lo poco de seguridad que han conseguido a través de estrategias contraproducentes.

Pero vale la pena pelear estas batallas y quizás ocurra, con muchísimo esfuerzo, que logren fortalecerse y las obsesiones pierdan su intensidad devastadora. Brindándoles soporte, paciencia, amor y contención, y colaborando con nuevas estrategias de afrontamiento, podrán acceder a una vida más tranquila y feliz.

Algunas buenas ideas para familiares y seres queridos

  • CREAR UN AMBIENTE DE APOYO AFECTIVO Y EMOCIONAL, Y CUANDO LO PERDAMOS, INTENEMOS RECUPERARLO. SIEMPRE SERÁ CON ALTIBAJOS.
  • NO COLABORAR CON LOS RITUALES. MANTENERSE FIRME. PERO NO IMPONER UN AVANCE.
  • NO INCURRIR EN PONERSE DEMANDANTES CON LOS PROGRESOS Y DECIR COSAS COMO “AYER LOGRASTE HACER MENOS RITUALES, HOY TAMBIÉN DEBÉS LOGRARLO!” ”ESFORZATE POR HACERLO MEJOR!”. “SUPERALO!”
  • RESPETAR LAS CONSIGNAS DE LA TERAPIA, SUS RITMOS, Y APOYARLAS, SIN PRESIONAR.
  • SU SER QUERIDO PADECE UN TOC. PERO NO ES UN TOC. SIGUE SIENDO UNA PERSONA CON DEFECTOS, VIRTUDES, MANÍAS NORMALES, COSTUMBRES, ETC. DÍGALE SI ALGO LE MOLESTA.  PERO INTENTE NO RECRIMINAR SI ESO QUE LE MOLESTA TIENE QUE VER CON EL TOC, YA QUE NO PUEDE EVITARLO, NO LO HACE A PROPÓSITO. SI PUDIERA NO SUFRIR DE TOC, ELEGIRÍA NO PADECERLO.
  • INTENTE APRENDER JUNTO A SU SER QUERIDO QUÉ ES TOC Y QUÉ NO.
  • TENGA EXPECTATIVAS RAZONABLES: GRADUALES, PASO A PASO, CON OSCILACIONES. ES ESPERABLE RETROCEDER MIENTRAS SE AVANZA.
  • EN MUCHAS OCASIONES SE PRODUCEN INCLUSO VARIACIONES COTIDIANAS.
  • SEGUIR CON LA RUTINA NORMAL, DEDICAR TIEMPO A LOS OTROS Y A NOSOTROS MISMOS.
  • SER MUY FLEXIBLES. LOS ESTADOS DE ÁNIMO DE QUIEN PADECE TOC PUEDEN SER MUY CAMBIANTES.
  • TAMBIÉN NUESTRO PROPIO ESTADO DE ÁNIMO OSCILARÁ ENTRE EL RECHAZO, EL HARTAZGO, EL AMOR. TENGAMOS COMPASIÓN.
  • ES MUY IMPORTANTE RECONOCER, FELICITAR Y ALENTAR FRENTE A LAS PEQUEÑAS MEJORÍAS, POR MÍNIMAS QUE NOS PAREZCAN. RECORDEMOS QUE ES MUY DIFÍCIL REALMENTE COMPRENDER EL INFIERNO QUE VIVE QUIEN PADECE TOC Y CADA MICROPROGRESO TIENE UNA GRAN IMPORTANCIA.
  • MANTENERUNA COMUNICACIÓN BREVE, CLARA Y SIMPLE.
  • NO VIGILAR AL PACIENTE, NO ESTAR VIENDO SI HACE LO PACTADO CON EL TERAPEUTA O CÓMO LO HACE.
  • NO CONVIENE HACER COMPARACIONES ENTRE UN DÍA Y OTRO, SINO ENTRE PERÍODOS MÁS LARGOS.
  • CULTIVEMOS LA TOLERANCIA Y LA PACIENCIA.

barreraoromartin@gmail.com